Año del centenario de José María Arguedas

Año del centenario de José María Arguedas

domingo, 14 de diciembre de 2008

Juan Ramón Jimenez y su carta al cielo


Hay amores en la Literatura Universal que no se podrán olvidar fácilmente, ya sean estos trágicos , violentos , mágicos o pasionales : el mito griego del citarista Orfeo que se atrevió a descender al Hades en busca de su amada ninfa Eurídece ; la pasional historia del príncipe troyano Paris y Helena , esposa de Menéalo , que desencadenaría una guerra ; el amor juvenil de Romeo Montesco y la candorosa Julieta Capuleto ; el Romanticismo en su máxima expresión con Werther , que al ver su amor por “Lote” imposible de realizarse decide acabar con su vida ; el amor parisino, erótico , intelectual y lúdico de Horacio Oliveira y La Maga , protagonistas de “Rayuela”. Y así continuaría la lista de relaciones truncas o concretadas, pero cada una con su peculiaridad y su manera de entender el amor.

Pero hay una historia que roza lo real y lo imaginario: el episodio amoroso de Juan Ramón Jiménez y Georgina Hubner. Su origen se halla en la admiración que sentían dos peruanos ─ José Gálvez Barrenechea y Carlos Rodríguez Hubner ─ por Jiménez. . Gálvez y Rodríguez eran frecuentes lectores, pero al ser escasa la circulación de obras literarias en el reducido mercado peruano , sentían que era necesario encontrar la manera de proveerse de nuevos ejemplares ; así es que decidieron escribirle al poeta de Moguer (que en ese entonces residía en Madrid) para pedirle que les enviase sus más recientes publicaciones; pero tenían el temor de que Jiménez no contestara el pedido de dos lejanos admiradores de su obra .El ocho de marzo de 1904 decidieron escribir una carta de admiración y de amor , pero no firmada por ellos , sino por la prima de Rodríguez : Georgina Hubner . La señorita , según el decir de los que la conocieron , poseía una belleza sin par , un admirable refinamiento y una gran sencillez y hubiera sido probable que Jiménez se llegase a enamorar de ella si llegara a encontrarla . Georgina estuvo al margen de lo maquinado por su primo y por Gálvez , y estuvo sin enterarse de su “relación” con Juan Ramón Jiménez un largo tiempo.

La Georgina Hubner que habían inventado Gálvez y Rodríguez escribía cartas al poeta español desde su casa frente al mar (en algún lugar de La Punta ) , contándole su vida diaria , la admiración que sentía por él y solicitándole el envío de sus libros recientes . La respuesta de Jiménez no se hizo esperar .El poeta envió , aparte de sus libros , sentidas cartas de amor dirigidas a su lejana admiradora .En una de ellas , le dice : “He recibido esta mañana su carta , tan bella para mí , y me apresuro a enviarle mi libro Arias tristes , sintiendo solo que mis versos no han de llegar a lo que usted había pensado de ellos”.La carta termina : “Y créame su muy suyo , que le beso los pies “

Al encontrar Jiménez a unos estudiantes peruanos que estaban de paso algunos meses en Madrid, les pregunto si conocían a Georgina Hubner; ellos contestaron que sí, que era una señorita muy bella pero que sufría por no ser correspondida en el amor .Esta respuesta encendió el corazón del autor de Platero y yo , decidiéndose viajar hacia Lima . Antes de viajar escribió una carta urgente para ella : “Para qué esperar más . Tomaré el primer barco , el más rápido , que me lleve pronto a su lado . No me escriba más . Me lo dirá usted personalmente , sentados los dos frente al mar o entre el aroma de su jardín con pájaros y lunas ” . Poco después le llegó un cable ─ aún no se sabe quién lo envió ─ al cónsul peruano en Madrid , diciendo : “ Comunique al poeta Juan Ramón Jiménez que Georgina Hubner ha muerto”. Los motivos para el envío de este comunicado son obvios.

Debido a esta dura “pérdida” el poeta español escribió uno de sus mas conmovedores poemas : “Carta a Georgina Hubner en el cielo de Lima ”. Estos versos vieron la luz en el volumen Laberinto de la editorial Renacimiento publicado en 1913.

Al pasar el tiempo , tanto Georgina como Jiménez , se enterarían de toda esta historia creada por Gálvez y Rodríguez. La señorita Hubner tomó todo amablemente, dictada por sus principios católicos. Por otro lado, Juan Ramón Jiménez no quiso saber más de la dama ficticia y excluyó el poema de sus antologías.

Ya pasados algunos años ─ y en la madurez de su carrera ─, Jiménez hizo algunos comentarios , en una entrevista , con respecto a la sucedido : “Nada me pesa el engaño , ya lo sabe Georgina Hubner , los que participaron en la farsa y la exquisita autora de las epístolas ” . Ya en su autobiografía escribió: “Sea como sea yo he amado a Georgina Hubner, ella lleno una época de vacío mía , y para mí ha existido tanto como si hubiera existido . Gracias, pues, a quien la inventara”



Carta a Georgina Hubner en el cielo de Lima

El cónsul del Perú me lo dices: “Georgina
Hubner ha muerto…”
¡Has muerto¡¿Por qué?,¿Cómo?,
¿Qué día?
¿Cuál oro , al despedirte de mi vida , un ocaso ,
Iba a rozar la maravilla de tus manos
Cruzadas dulcemente , sobre el parado pecho ,
Como dos lirios malvas de amor y sentimiento?

…Ya tu espalda ha sentido el ataúd blanco,
Tus muslos están ya para siempre cerrados,
En el tierno verdor de tu reciente fosa
El sol poniente inflamará los chuparrosas…
Ya está más fría y más solitaria La Punta
Que cuando tú la viste, huyendo de la tumba,
Aquellas tardes en que tu ilusión me dijo :
“! Cuánto he pensado en usted, amigo mío!...”.

¿ Y yo ,Georgina , en ti? Yo no sé cómo eras,
¿morena?,¿casta?,¿triste?!Sólo sé que mi pena
Parece una mujer, cual tú, que está sentada ,
Llorando, sollozando, al lado de mi alma!
¡Sé que mi pena tiene aquella letra suave
Que venía, en un vuelo, a través de los mares,
Para llamarme “amigo”…, o algo más…,no sé… , algo
Que sentía tu corazón de veinte años!

-Me escribiste : “Mi primo me trajo ayer su libro…”
-¿Te acuerdas?-Y yo , pálido : “Pero…¿usted tiene
un primo?”.

Quise entrar en tu vida y ofrecerte mi mano
Noble cual una llama .Georgina…En cuantos barcos
Salían , fue mi loco corazón en tu busca … ;
Yo creía encontrarte, pensativa ,en La Punta ,
Con un libro en la mano ,como tú me decías,
Soñando, entre las flores, encantarme la vida!...


Ahora , el barco en que iré , una tarde , a buscarte ,
No saldrá de este puerto , ni surcará los mares ;
Irá por lo infinito , con la proa hacia arriba ,
Buscando , como un ángel , una celeste isla…
¡OH , Georgina , Georgina ¡ ,!Qué cosas!...,mis libros
Los tendrás en el cielo , y ya le habrás leído
A Dios algunos versos …,tú hollarás el ponienteen que mis pensamientos dramáticos se mueren …
Desde ahí , tú sabrás que esto no vale nada ,
Que , salvando el amor , lo demás son palabras …

¡El amor!,!el amor!¿Tú sentiste en tus noches
El encanto lejano de mis ardientes voces,
Cuando yo , en las estrellas , en la sombra , en la brisa ,
Sollozando hacia el Sur, te llamaba : Georgina?
¿Una onda , quizás , del aire que llevaba
El perfume inefable de mis vagas nostalgias ,
Pasó junto a tu oído? ¿Tú supiste de mí
Los sueños de la estancia , los besos del jardín’

1Cómo se rompe lo mejor de nuestra vida!
Vivimos…¿para qué?1Para mirar los días
De fúnebre color , sin cielo en los remansos … ,
Para tener la frente caída entre las manos!,
Para llorar , para anhelar lo que esté lejos ,
¡para no pasar nunca el umbral del ensueño,
Ah Georgina , Georgina ¡ ,! Para que tú te mueras
una tarde , una noche … , y sin que yo lo sepa!


El cónsul del Perú me lo dice : “Georgina
Hubner ha muerto…”
Has muerto. Estas , sin alma , en Lima ,
Abriendo rosas blancas debajo de la tierra …
Y si en ninguna parte nuestros brazos se encuentran ,
¿Qué niño idiota , hijo del odio y del dolor ,
Hizo el mundo , jugando con pompas de jabón?


1 comentario:

Angel_Kaid0 dijo...

jajja esa es la mejor historia de amor imposible que pueda haber, un creador de fantasias enamorado de uan de ellas...